ⓘ Francisco Antonio de Castro

                                     

ⓘ Francisco Antonio de Castro

De hidalga familia burgalesa, Castro fue caballero de la orden de Alcántara, gentilhombre de la boca de Su Majestad desde 1691, y veedor y contador de la Real Caballeriza. Conoció bien los ambientes cortesanos de finales del siglo XVII y comienzos del XVIII. Finalmente, llegó a ser gobernador del partido de La Serena.

Francisco Antonio de Castro dejó inédita gran parte de su producción lírica, que se conserva manuscrita bajo el título de Ocios líricos. ​

En Ocios líricos, aunque se acusa la profunda influencia de los grandes poetas del siglo XVII, algunas composiciones muestran que Castro había llegado a ser consciente del agotamiento de la lírica barroca. Incluso se intuye un cambio, un deseo de renovación. Al igual que sucede en la obra de otros autores contemporáneos, la producción de Castro es en cierta medida un preludio de los cambios que se producirán en la literatura española durante el siglo XVIII.