ⓘ María Carolina de Borbón-Dos Sicilias (1822-1869)

                                     

ⓘ María Carolina de Borbón-Dos Sicilias (1822-1869)

María Carolina Augusta de Borbón-Dos Sicilias y Habsburgo-Lorena, fue una princesa de las Dos Sicilias, de la Casa de Borbón, y Duquesa de Aumale por su matrimonio.

                                     

1. Biografía

María Carolina fue la hija mayor y la única que sobrevivió la infancia de Leopoldo de Borbón-Dos Sicilias, príncipe de Salerno, y de su esposa, la archiduquesa María Clementina de Austria. Era, pues, una nieta del emperador Francisco I de Austria. María Carolina también era sobrina del emperador Fernando I de Austria, de María Luisa de Austria, emperatriz de Francia segunda esposa de Napoleón, y de María Leopoldina de Austria, emperatriz de Brasil esposa del emperador Pedro I. Los emperadores Francisco José I de Austria, Pedro II de Brasil y Maximiliano I de México eran sus primos hermanos. Su familia la llamaba cariñosamente Lina.

La princesa pasó los primeros años de su vida bajo la supervisión de su madre en la corte imperial austríaca, en Viena, donde fue presentada oficialmente en la corte. Como adolescente, María Carolina volvió junto a su familia a Nápoles.

                                     

2. Matrimonio

Entre los años 1830 y 1840, no había muchas princesas de la realeza europea en la edad para contraer matrimonio, y muchos candidatos compitieron por la mano de María Carolina. El elegido fue el príncipe Enrique de Orleans, hijo del rey Luis Felipe I de Francia, que había impresionado positivamente a su padre durante su estancia en la corte napolitana. Las negociaciones para el matrimonio comenzaron en agosto de 1844, y el 17 de septiembre de ese año, el compromiso fue anunciado en la Revue de Paris. No fue un matrimonio por amor, sino una unión por intereses dinásticos. Enrique describió a su esposa en una carta como "no tan agradable, pero nada objetable en sí misma", pero también atestigua su buena apariencia. "n’est pas jolie, mais c’est une miniature exquise.". Enrique estaba siendo presionado por sus padres para encontrar una novia y, finalmente, optó por la pequeña y delicada María Carolina, para impedir la realización de propuestas de matrimonio de otras princesas europeas.

La boda tuvo lugar el 25 de noviembre de 1844 –el aniversario de la pareja real francesa– en Nápoles, a petición del novio, mientras que María Carolina y sus futuros suegros hubieran preferido que la ceremonia tuviese lugar en París. La boda civil se celebró en el palacio real de Fernando II. Ese mismo día, el matrimonio religioso se celebró con gran pompa. La novia llevó una gran suma de 517.000 francos de oro como dote para el matrimonio. La boda se festejó con bailes, recepciones, galas y eventos, así el teatro y los juegos duraron más de dos semanas. María Carolina, sin embargo, viajó el 2 de diciembre de 1844 junto a su esposo a Tolón. De allí se dirigió a una recepción magnífica realizada en París, donde la joven pareja tuvo un apartamento en el palacio de las Tullerías.

Durante el primer trimestre de 1845, cuando María Carolina se dedicó a tareas ceremoniales tales como las danzas, juegos o reuniones, la pareja de recién casados por fin tuvo la oportunidad de conocerse mejor. En mayo de 1845, la pareja se trasladó a vivir al castillo de Chantilly, que fue reformado.

Maria Carolina se trasladó a Argelia en 1847, ya que su esposo fue nombrado gobernador general de la colonia francesa.

                                     

3. El exilio en Inglaterra

Después de la Revolución de Febrero, la familia real fue desterrada de Francia por un decreto aprobado en mayo de 1848, Enrique y María Carolina se exiliaron en Inglaterra. La pareja vivía en Claremont, en Surrey, donde ocuparon temporalmente Claremont House. Para mantener la familia durante los primeros meses de exilio, la duquesa tuvo que vender sus joyas preciosas.

Maria Carolina contó con la ayuda de amigos cercanos, como la reina Victoria, que los visitó en su residencia en Orleans House, en Twickenham - hoy un suburbio de Londres. El duque y la duquesa dejaron Claremont el 16 de abril de 1852. Después de un largo viaje desde agosto de 1864 a través de Europa - entre ellos, Bélgica, Austria, Hungría, España, Suiza y el Este - pasaron la preferencia temporal de bienes para el Wood Norton Hall, en Worcestershire.

                                     

4. Muerte

Una vez acaecida la inesperada muerte de su hijo mayor Luis Felipe en 1866, la duquesa cayó en una profunda crisis de la que nunca se recuperó plenamente. Después de seis semanas de sufrimiento causado por una enfermedad, María Carolina murió el 6 de diciembre de 1869 la edad de 47 años en Orleans House. Fue enterrada el 10 de diciembre en la Capilla Católica de Weybridge. En 1876, su cuerpo fue trasladado por su marido la Capilla Real de Dreux.

                                     

5. Descendencia

La pareja tuvo siete hijos, pero sólo dos alcanzaron la edad adulta:

  • Francisco Luis, Duque de Guisa 15 de enero de 1854 - 25 de julio de 1872, murió joven y sin descendencia.
  • Francisco Paulo, Duque de Guisa 11 de enero de 1852 - 15 de abril de 1852, murió en la infancia.
  • Enrique Leopoldo, Duque de Guisa 11 de septiembre de 1847 - 10 de octubre de 1847, murió en la infancia.
  • Luis Felipe, Príncipe de Condé 15 de noviembre de 1845 - 24 de mayo de 1866, murió joven y sin descendencia.
  • Hijo nacido muerto 1864
  • Hija nacida muerta 1849
  • Hijo nacido muerto 1861
                                     

6. Distinciones honoríficas

  • 14 de septiembre de 1839: Dama de primera clase de la Orden de la Cruz Estrellada. ​ Reino de España