ⓘ Hipotensión

                                     

ⓘ Hipotensión

En medicina, la hipotensión hace referencia a una condición anormal en la que la presión sanguínea de una persona es mucho más baja de lo usual, lo que puede provocar síntomas como vértigo o mareo. Generalmente dura unos pocos segundos o minutos.

                                     

1. Consideraciones generales

Por los términos tensión arterial conocemos el concepto de presión que la sangre ejerce sobre las paredes de los vasos que la conducen a través del sistema circulatorio. La hipotensión consistiría en una medida de esta presión por debajo de unas cifras consensuadas en la comunidad científica como las normales para un rango de sexo y edad.

Una presión sanguínea demasiado baja hace que llegue un flujo insuficiente de sangre a los órganos vitales del cuerpo a través de las arterias. Se debe tener en cuenta que, en función de la estructura corporal de cada persona, lo que para una es una presión sanguínea baja, para otra puede ser normal. Un recién nacido tiene una presión sanguínea distinta la de un adolescente, una mujer en edad fértil o la de un anciano aquejado de diversas dolencias. Lo importante, por tanto, es observar la diferencia que se pudiera presentar respecto al valor normal de cada persona.

Las personas que sufren de hipotensión no pueden experimentar emociones fuertes debido al incremento de actividad cardíaca que éstas implican, ya que la presión sigue siendo muy baja y el corazón late muy rápido, provocando así una difusión anormal de la sangre, causando que la presión baje aún más de lo normal.

La presión sanguínea normal es usualmente de 120/80 mm Hg sistólica/diastólica. En personas sanas, especialmente atletas, una baja presión sanguínea es señal de buena salud cardiovascular corazón y vasos sanguíneos. Pero una presión baja puede ser señal de algún problema subyacente - especialmente en la vejez - que puede causar un flujo sanguíneo inadecuado al corazón, cerebro y a otros órganos vitales. ​

En cualquier individuo, una presión sistólica menor a 90 mm Hg y/o una presión diastólica menor a 60 mm Hg se debe diagnosticar como hipotensión arterial.

                                     

2. Causas

La hipotensión normalmente está causada por alguno de estos factores:

  • Anafilaxia
  • Síncope
  • Medicamentos empleados en cirugía
  • Ataque cardíaco
  • Shock
  • Antidepresivos
  • Deshidratación
  • Diabetes
  • Insuficiencia cardíaca
  • Medicamentos para el corazón
  • Arritmias
  • Analgésicos narcóticos
  • Diuréticos
  • Trastornos alimenticios, como la anorexia
  • Agentes ansiolíticos

Otra causa muy común es la hipotensión ortostática, producida por el cambio repentino de posición del cuerpo, normalmente al levantarse rápidamente de la cama o de una silla.

                                     

3. Síntomas

La hipotensión suele venir acompañada de otros síntomas:

  • Dolor de cabeza
  • Dolor torácico
  • Dificultad respiratoria
  • Náusea
  • Palpitaciones
  • Rigidez cervical
  • Vértigo
  • Mareo
  • Sensación de inestabilidad
  • Parestesia o adormecimiento usualmente manos, piernas y cabeza
  • Vómito
  • Visión borrosa
  • Palidez
  • Síncope desmayo
                                     

4. Tratamiento

Personas con hipotensión deben evitar permanecer de pie, estar sentados o bien acostados por un período prolongado. Se puede aumentar la cantidad de sal en la dieta y tomar líquidos no alcohólicos, en especial alguna infusión de té o de café. De verse repeticiones constantes, se recomienda tratarlas con medicamentos como fludrocortisona. Para todo lo anterior, conviene orientarse y dejarse llevar siguiendo algún criterio médico.

  • Shock estos son casos de emergencia
  • Heces oscuras
  • Vértigos
  • Dificultades respiratorias
  • Fiebre superior a los 38 °C
  • Si se sufre de síncope
  • Arritmia